alberto II delphine paola

Bélgica tiene una nueva princesa y su nombre es Delphine Boël. Con lágrimas entre los ojos, la ahora reconocida hija del rey Alberto se mostró agradecida por obtener un poco de justicia luego de años de disputas judiciales. Aseveró que la fortuna del monarca jamás fue su meta. Solamente buscaba ser tratada como iguales entre sus hermanos.  

La hoy artista de 52 años fue producto de una relación extramarital que el rey Alberto de 86 años tuvo con una baronesa de nombre Sybille de Selys Longchamps cuando este estaba casado con la reina Paola.

No obstante, por vueltas de la vida, la primera vez que se habló de su existencia fue a través de una biografía no autorizada de la reina que fue publicada en el año 1999.

Delphine Boël
Foto: El País

Pero el tiempo pasó y fue en 2013 cuando Delphine Boël presentó la primera demanda para reclamar por sus derechos como hija “legítima”. No obstante, las batallas iniciaron y fue apenas en mayo de 2019, un tribunal de apelación emitió la orden para obligar al monarca a practicarse la prueba de ADN que desmentiría o confirmaría su paternidad. Conocido el resultado, la misma corte concedió a Boël el título de princesa.

Deberes de la princesa Delphine Boël

Junto al título, Delphine tomará el apellido de Alberto II y será nombrada Delphine Sajonia-Coburgo-Gotha. Además, sus dos hijos, Josephine y Oscar también podrán contar con el título de princesa y príncipe, siendo también nombrados “su alteza real” por extensión.

El abogado de la nueva reconocida, Marc Uyttendaele afirmó que su cliente siente “plena satisfacción por ser tratada en pie de igualdad”. A su vez, también considera como una gran satisfacción el poner fin a lo que llamó “un largo y doloroso procedimiento”.

“Una victoria legal nunca reemplazará el amor de un padre, pero ofrece un sentimiento de justicia”

Primeras palabras de la ex Delphine Boël

La emoción fue casi inexplicable para la artista. Durante una rueda de prensa explicó que cuando conoció el resultado de la prueba de ADN no quiso decir nada. Asegura que quiso darle al rey la oportunidad de ser un hombre humilde para que ambos ganasen tras este impasse.

“Pero no fue así. Y no quería que se me conociera como la hermana diferente”.

No obstante, aunque feliz por conocer el significado de la justicia, Delphine tampoco piensa hacer vida con un título que llega a destiempo.

“Yo no cambiaré, pero me sentiré mejor en mi interior, más libre, más feliz, por mis hijos también. Estaré feliz de hacer algo bueno con ello” señala sobre ver el título como una oportunidad para apoyar asociaciones benéficas.

Sobre la relación con sus hermanos, Felipe, Astrid y Lorenzo, no tiene recelo en decir que podría acompañarlos a actos institucionales, aunque sabe que es una situación casi inimaginable. “Tiene que pasar porque ellos quieran, no porque se vean obligados.”

familia real belga
Foto: Hola

También quiso hacer honor a la dura batalla que afectó a su madre al punto de acarrear consecuencias contra su salud.  Incluso señaló que en momentos quiso buscarle la mejor cara a la situación para mantenerse estable. Pero la justicia dada y el ser ejemplo de constancia para sus hijos terminará siendo el mejor resultado de este trance.