Anne Igartiburu

Toñi Moreno no está queriendo dejar nada para nadie y ahora ha hecho lo propio con Anne Igartiburu en su programa ‘Un año de tu vida’. La presentadora asistió a la entrevista donde compartió algunos de los momentos que le marcaron por siempre, siendo uno de ellos la muerte de su madre a los 17.

Anne Igartiburu un año de tu vida
Foto: Bekia

Hoy, la presentadora vasca tiene 51 años, pero aun con todo el éxito que vislumbra frente a la pantalla al frente de uno de los programas más importantes de los famosos, dice que su prioridad siempre ha sido su familia y no su trabajo. Quizás el haber perdido a su madre a tan temprana edad haya marcado la diferencia.

La madre de Anne Igartiburu

La presentadora afirma que su madre sigue siendo un referente importante en su vida. Le considera su mejor maestra, llena de valentía y poderío, siendo capaz de dejarlo todo por amor.

Anne Igartiburu Corazon
Foto: Ok Diario

Contó cómo su madre conoció a su padre cuando tenía 15 años y se terminaron casando cuando ella tenía 20. Después, cómo decidió dejar su natal Bilbao para irse a un pequeño poblado de solo 7.000 personas.

Te puede interesar: ¿Nostalgia o melancolía? David Bustamante no olvida a Paula Echeverria

«Las madres en Euskadi y en Andalucía somos el eje de la sociedad, de la cultura, el motor de la familia. Mi madre ha sido un referente».

Con gusto recuerda como admiraba a Lorca y su literatura. De hecho, gracias a ella fue que conoció Granada, la ciudad natal de su actual esposo Pablo Heras, siendo esto parte del legado que en el recuerdo le mantiene con todo el amor y gratitud.

semana 5
Foto: Semana

«Era una mujer muy comprometida con la cultura».

Pero, ¿qué fue lo que pasó?

Su trágica muerte

De la misma manera, Anne relató que su madre falleció durante una honorable acción. Formaba parte de Protección Civil para el País Vasco y durante la búsqueda de un niño perdido, el helicóptero que la trasladaba se estrelló.

esposo Anne Igartiburu
Foto: Hola

Si bien un evento totalmente inesperado, su hija le recuerda como un episodio de aprendizaje, sobre lo fugaz que es la vida y las cosas que son de verdad importantes.

«Lo que merece la pena es hacer algo por los demás».

De su fallecimiento aprendió que la vida es fugaz y cuáles son las cosas verdaderamente importantes.