Patry abandonó la hoguera enloquecida

La primera hoguera de Patrcia Guimeras terminó de una manera muy sorprendente para todos. Patry y Alessando Livi se incorporaron recientemente a La isla de las tentaciones 2 y fue la primera vez que ella vió las imágenes de él compartiendo con las solteras. No aguantó lo que vió, se paró y se fue enfurecida, pidió una confrontación con su novio.

La experiencia de esta pareja ha sido muy distinta para cada uno. Mientras Patry no deja de pensar en Aless, él está sintiendo una conexión con Lía. A esto se le suma que fue el mismo Aless quien propició el encuentro al quitarle la cita a Pablo, quien saldría con Lía. 

Patry llegó muy tranquila a la hoguera, pero esa tranquilidad le duró poco. Cuando miró la cita de su novio con Lía comentó que escuchó dos palabras clave que la hirieron: “complicidad” y luego “he notado más de ti que solo el físico”.

“Él sabe que mi temor era que encontrase complicidad con una chica entonces que justo haya usado esa palabra me hace pensar».  

La locura de Patry se desató cuando vio a su novio darle besos en la frente a Lía, además de los abrazos. La presentadora de La isla de las tentaciones 2, Sandra Barneda, le preguntaba ¿qué te parece el vídeo? y ella respondió con otra interrogante: ¿hay más imágenes para ver?. Sandra le pidió que respondiera y ella solicitó la hoguera de confrontación con Alessandro.   

Barnesa trató de explicarle que no podía dejarse llevar por las emociones y que la confrontación debía esperar. La reacción de Patry fue levantarse e irse de la hoguera muy molesta. Le pedía al camarógrafo que la dejara sola y al final gritó:

«¡Quiero una p*** hoguera de confrontación con Alessandro. ¡A ver si lo entendéis!»

Lo que Patry vio en la cita de Aless y Lía

Alessandro desde el primer momento aseguró que en su primera cita con Lía podrían llevarse muy bien. Lía sintió lo mismo y no dudó en elegir entre Pablo y Aless, aseguró que este último le transmite buena vibra.

La sensación que sentían ambos fue certera porque en su primera cita congeniaron de manera excelente. Practicaron paddle surf y no pudieron ocultar la atracción que siente uno por el otro. Lía le solicitó todas las citas y él no puso objeción.