kiko rivera irena rosales alicia

Kiko Rivera ha decidido despertar de un trance en el que se encuentra y contarlo todo en el último programa de ‘Sálvame’. En un enclave de adicciones y viejos demonios, el hijo de Isabel Pantoja dejó atónitos a más de uno de sus cercanos al realizar las confesiones más contundentes que desde hace rato no veíamos. Y todos con los que se ha involucrado ya comenzaron a opinar. Entre ellas, su amiga / examante, Alicia.

Fue hace dos días cuando el DJ contó con María Patiño para aclarar sobre los supuestos mensajes que estaría enviando a algunas de sus exparejas mientras mantiene una relación con Irene Rosales. No obstante, el espacio, en lugar de aclarar terminó confesando hasta sus más básicos pecados, incluyendo su adicción a los estupefacientes.

Y hubo señales. Poco antes de la entrevista, Kiko aseguró en Mediaset que no se encontraba del todo bien, “aunque no tal mal como otros desearían”.

kiko rivera
Foto: El periodico

Kiko Rivera en ‘Sálvame’

Calificándose el episodio como ‘Las horas más bajas’, el mayor de la sevillana señaló que estaba hundido y que se sentía como todo, pero menos como un ejemplo. ¿El motivo? El haber sido desleal a la mujer que, pese a todo seguía apostando por él.

«No sé de qué manera agradecerle al Señor que la pusiera en mi camino porque si Irene no estuviese a mi lado igual no estaría vivo».

Y cuando habla de no estaría vivo, lo dice con todo el deber. En la entrevista, Rivera reveló que la pandemia acabó con su economía por completo. Esto ha devenido en que se sienta sumamente inseguro, inútil, y, por consiguiente, directo a la calle de la amargura y del abuso de las drogas.

«Sigo aquí luchando por mí y por lo que quiero y os aseguro que de brazos cruzados no me quedo».

 A su vez, agradeció que Irene haya sido suficiente apoyo porque ni siquiera sabe qué sería de él si se separarán y más luego de haber “tonteado” con una camarera en Sevilla. «Me siento culpable por haberme comportado de esa manera tan horrible».

kiko rivera irene rosales
Foto: Libertad Digital

¿Y quién es la camarera?

Su nombre es Alicia y tiene 26 años. El primer acercamiento que tuvo con Kiko Rivera fue durante las fiestas de navidades de la discoteca donde ambos trabajaban. Primero tuvieron una cena y luego fueron todos los empleados a celebrar. En un momento, ella salió a fumar y él la acompañó, pero como hacía frío, Rivera le dio su chaqueta. Posteriormente, se comunicó con Silvia vía Instagram para decirle que se la regalaba. “Ahí es donde empieza todo.”

Te puede interesar: ¿Qué cantante decidió raparse por completo?

Conforme a como continuó el tonteo, Silvia afirma que todo quedó en puras conversaciones, que no eran diarias, ni tampoco muy largas. Solo un breve coqueteo entre parte y parte. Pero enfatizó en varias oportunidades que entre ella y Rivera jamás llegaron a concretar nada.

Alicia Kiko Rivera
Foto: Semana

Te puede interesar: Reconciliación entre María Teresa Campos y Jorge Javier

No obstante, según el reportero encargado, Alicia estaba contando solo 10% de la historia. De esta forma, Jorge Javier decidió ser lo suficientemente insistente al punto de ser lo suficientemente explícito y preguntar si hubo algún encuentro. Ante la presión, la joven solo aseguró «No voy a contar lo que pasó».

Finalmente, quien dio fin al tonteo fue la propia Irene. La joven mesonera agregó que ella le escribió pidiéndole que no interfiriera en su matrimonio. Fue así como decidió desaparecer, pese a no entender su dolor.